La soledad, un factor de riesgo para las enfermedades de la piel

Vitíligo y otras enfermedades de la piel

Los dermatólogos llevan tiempo advirtiéndolo: la salud tiene reflejo en nuestra piel. Así lo ha constatado de nuevo un estudio realizado por el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud que pone de manifiesto la necesidad de realizar un tratamiento holístico en los pacientes con enfermedades de la piel.

El Grupo de Investigación en Psicodermatología del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud ha estudiado la influencia de las relaciones sociales en la calidad de vida de los pacientes con enfermedades de la piel.

El proyecto FIS, que se ha extendido desde el año 2012 al 2015, ha analizado el Sociotipo en Psicodermatología de 159 pacientes y 58 personas sanas en Alcañiz.

Las conclusiones preliminares señalan que los pacientes afectados por enfermedades dermatológicas están más aislados socialmente. En sus recomendaciones proponen realizar una atención holística, centrada en lo que preocupa al paciente, y en la necesidad de poner en marcha grupos multidisciplinares de trabajo en coordinación con dermatología, salud mental, enfermería y trabajo social y, en especial, con atención primaria.

La piel y el sistema nervioso central están estrechamente relacionados. Comparten hormonas, neurotransmisores y receptores por lo que la piel se convierte en ocasiones en un marcador, en la señal de que algo no está funcionando bien en nuestro organismo. Según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de las enfermedades de la piel tienen origen somático.

En el caso del vitíligo, 3 de cada 4 personas diagnosticadas sufren problemas psicológicos provocados por la alteración estética asociada a esta afección de la piel. Su origen se encuentra en problemas de autoestima, dificultad en las relaciones sociales y ansiedad por la incertidumbre sobre la evolución y tratamiento del vitíligo.

 

Abedul Farma