¿Sabes cómo afecta al verano a las enfermedades de la piel?

enfermedades de la piel

Algunas enfermedades de la piel como la dermatitis solar, la atópica y la de contacto, así como la rosácea empeoran en verano. Otras, como la pitiriasis versicolor o tiña versicolor y el vitíligo, simplemente son más evidentes por el bronceado.

En verano las pieles sensibles se resienten por el efecto del sol, la sal, el cloro… Pieles atópicas, dermatitis de contacto, rosácea…. Son varias las enfermedades de la piel que, lejos de mejorar, empeoran en verano. También lo hacen algunos cambios en la pigmentación producidas por la exposición solar, como el melasma o los léntigos.

Dermatitis solar, de contacto y atópica

La dermatitis solar es una reacción alérgica provocada por la exposición al sol. Su principal síntoma son las quemaduras solares; primero un fuerte enrojecimiento que luego deriva en ampollas y en la descamación de la piel. A veces estos síntomas están acompañados de fiebre y vómitos.

La dermatitis de contacto y la dermatitis atópica también son otras de las enfermedades de la piel más frecuentes en verano, sobre todo las relacionadas con la exposición al cloro y en personas que practican deportes acuáticos.

Los dermatólogos recomiendan las duchas después del baño en el mar y en la piscina y utilizar emulsiones e hidratantes específicas para este tipo de pieles sensibles. Podéis ampliar la información en este artículo de nuestro blog.

Acné y verano

Otra de las patologías que puede ver alterado su pronóstico en verano es el acné. A pesar de que la exposición solar tiene una acción inhibidora de la inflamación asociada al acné, y que mantiene a raya la producción de bacteria que lo produce, hay que tener cuidado.

Las quemaduras solares pueden pigmentar las lesiones producidas por el acné, haciéndolas permanentes.

Además, este verano, el uso (al menos de momento) de la mascarilla acentúa el ya conocido como maskcné, potenciado por el aumento de las temperaturas.

Por ello es muy importante lavar las mascarillas reutilizables cada día, procurando que sean respirables y con algún componente bactericida. Para las pieles sensibles, mejor recurrir a las mascarillas de algodón. También hay que reforzar la higiene facial, limpiando la cara al menos dos veces al día y evitando el maquillaje. Puedes seguir leyendo aquí.

Pitiriasis versicolor, enfermedades de la piel

Se trata de una infección producida por un hongo que se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas decoloradas. Las manchas pueden ser más claras o más oscuras que su entorno y se localizan sobre todo en el tronco y a la zona de los hombros.

Afecta sobre todo a adolescentes y jóvenes y entre sus síntomas figuran: zonas con cambios en el color de la piel, sobre todo en pecho, espalda y en la parte superior de los brazos; descamación y picor.

Entre las causas de la pitiriasis versicolor figura el clima cálido y húmedo, así como la piel grasa, cambios hormonales o un sistema inmunitario debilitado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abedul Farma